Pase lo que pase nunca olvides que de esto depende tu éxito – Musell

Muchas personas no se ven a sí mismos como soñadores, ni como visionarios, ni como constructores, sino como trabajadores. Y allí está el reto: cambiar nuestras creencias básicas. ¿Quién crees que eres? ¿Crees que eres un Ferrari o un carro destartalado?

Señores, el modo en cómo nos tratamos a nosotros mismos, define como la vida nos trata a nosotros.

Parece de ingenuos, pero hay quienes todos los días ofrecen lo mejor de su esfuerzo, su energía, sus neuronas, todo en bandeja de plata a precios irrisorios. Ruegan para que los “usen.” Quieren que les paguen bien, que les reconozcan, pero van por allí con la cabeza gacha aceptando cualquier cosa. Entienda: Si usted no se respeta, nadie lo hará. Los ganadores no se ofrecen como mercadería barata. Los ganadores no están en oferta sino en demanda.

Así que cambie su creencia. Tiene que creer en el soñador, no en el necesitado. En su capacidad, no en su apuro. Y ser categórico:

No importan las deudas, no importa los fracasos que hayamos tenido, no importa el lugar o la familia de la que venimos, lo único que interesa es: en quién cree usted.

El que cree en su jefe más que en sí mismo, nunca será libre.

El que cree que no puede porque no tiene estudios, nunca será libre.

El que cree en el dinero más que en su propia capacidad, tampoco será libre.

Póngase de pie: esto recién empieza. Todo lo que hemos pasado ha sido un mero ensayo. Hemos estado calentando. De ahora en adelante marcaremos la pauta. Porque no puedes hacerte rico si sigues creyendo que eres pobre. No puedes hacer fortuna si sigues creyendo que todo lo que necesitas es “un buen sueldo.”

No necesitamos sueldos, no necesitamos horarios, todo lo que requerimos es creer en nosotros y seguir eso que llamamos sueños. Así que tiene que comportarse como un Ferrari, no como un carro destartalado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.